Miguel Ángel Porras Alvarado, 31 años de robarle el oxígeno a alguien que le haga más falta, químico en alimentos de hueso colorado, y futuro maestro en ciencias químicas, amante del rock clásico y la salsa, así como todo lo que pertenezca a su época, pambolero, saxofonista (cuando tenía tiempo), fanático de los Simpson, de la saga de “El Señor de los Anillos” (también en su forma literaria, no soy tan mamador para conformarme con sólo haberlas visto) y de los videojuegos en la mayoría de sus vertientes, lector asiduo de historietas (#TeamCapitánAmérica desde antes de que saliera en pantalla grande), literatura fantástica, prehispánica y ciencia ficción antaña, disfruto de los cigarrillos rojos y del mezcal -por una recomendación que jamás esperé y que lo colocó como mi bebida alcohólica predilecta-, y por encima de todo siempre estará el café, sólo, sin fotografías, sin etiquetas, sin hashtags, sin sabores extravagantes o combinaciones extrañas.

Mis amigos son contados, la mayoría se encuentran en este proyecto, los demás, viajan conmigo en mi mente, mi corazón y en mis contactos de Whatsapp…